Sábado 1 de Noviembre del 2014

budismo.com Centro Budista de la Ciudad de México
      Aclarando los principios y las prácticas del Budismo en el mundo.

Listado de noticias

Noticias

18 de junio, 2012
¿Buda agnóstico? ¿Buda pragmático?


En aquel entonces "el mundo era tan reciente que muchas cosas todavía carecían de nombre y para referirse a ellas había necesidad de señalarlas". Con esta imaginativa metáfora, califica Gabriel García Márquez la lejanía inmemorial del comienzo de sus Cien años de soledad. De manera similar, el dedo erudito moderno señala que Siddhattha Gotama, el Buda, fue agnóstico y fue pragmático muchas centurias antes de que tales vocablos se filtraran en los idiomas, cuando en el siglo XIX fueron acuñados por el biólogo inglés Thomas H. Huxley y el filósofo norteamericano Charles S. Peirce, respectivamente.

Agnóstico es quien reconoce la incapacidad humana para llegar a conclusiones definitivas sobre asuntos cuya complejidad excede la capacidad racional. El agnóstico no niega ni confirma, y no gasta cerebro en lo que es imposible de refutar o comprobar; el agnóstico se limita a decir "yo no sé".

Pragmático, por otra parte, es aquel que utiliza un enfoque práctico hacia las cosas de la vida diaria; para tal persona, la verdad es aquello que funciona y que, por lo tanto, tiene consecuencias útiles.

El Buda es agnóstico en las respuestas que ofrece a alguien que le exige claridad sobre cuestiones etéreas como la eternidad del cosmos o la diferenciación entre el cuerpo y el alma. Dice Siddhattha Gotama: "En la discusión de hipótesis sobre asuntos sobrenaturales -sean estos la eternidad o finitud del universo, la existencia o inexistencia del alma, la inmortalidad de esta o su desaparición, el renacimiento o la reencarnación- la afirmación o la negación de cualquier posición constituyen opiniones inútiles que no contribuyen a la cesación del sufrimiento". Para el sabio de la India, las especulaciones sobre temas metafísicos son una pérdida completa de tiempo.

El Buda es pragmático cuando repite centenares de veces a lo largo de su vida: "Solo enseño la realidad del sufrimiento humano, el origen del sufrimiento, la liberación del sufrimiento y el camino para llegar a la liberación". En otras palabras, el sufrimiento es el problema real, el problema tiene causas claras, tales causas pueden erradicarse, y la erradicación se logra aplicando una receta.

Numerosos científicos modernos comparten la "agnóstica ignorancia" de Thomas Huxley. El ensamblaje del universo no ocurrió con la intención de que fuera comprendido por la mente humana, y muchas investigaciones científicas tropiezan frecuentemente con resultados que, "con el conocimiento disponible a la fecha, carecen de una explicación convincente". ¿Han escuchado antes esta frase?

La razón es bien sencilla: Existe una inmensa disparidad entre la tarea y la herramienta; no se puede pintar un círculo rojo -la interpretación del cosmos, la vida o la conciencia- con un marcador azul -el cerebro humano-. El Buda, según el exmonje budista escocés Stephen Batchelor, es ciertamente agnóstico; el sabio de la India, frente a los temas complejos, guarda silencio o se abstiene de formular hipótesis.

Las enseñanzas del Buda son pragmáticas, dice el erudito budista anglo-alemán Edward Conze, porque evitan las especulaciones y apuntan exclusivamente hacia los hábitos y las prácticas que conducen a la emancipación del sufrimiento.

¿Tiene algún propósito esta clasificación? El Buda agnóstico resulta interesante para los racionales que se guían por los silogismos y la lógica, y desconfían de los artificios de la fe. El Buda pragmático debe atraer a todos aquellos que solo buscan la armonía interior y prefieren las aproximaciones prácticas que evitan abstracciones y creencias inútiles.

Las enseñanzas del sabio de la India son, diría yo, más pragmáticas que agnósticas puesto que el Buda nunca indicó, como sí lo hacen los agnósticos puros, "yo no sé nada de ese teoría", y prefirió el silencio o la evasión de las preguntas. (Por ello, yo hablo de budismo pragmático y no de budismo agnóstico). El maestro, sin embargo, se reiría de cualquier intento que, como esta nota, buscara catalogar su doctrina dentro de un diccionario de filosofía. "Por favor, señores", me imagino que comentaría, "esa discusión en nada contribuye a la cesación del sufrimiento".

Gustavo Estrada
gustrada1@gmail.com
Autor de Hacia el Buda desde el Occidente

Fuente: http://www.eltiempo.com

lo nuevo en Budismo.com

 

Centro Budista de la Ciudad de México

D.R. 2009 Centro Budista de la Ciudad de México A.C.
Jalapa 94 Col. Roma Norte Del. Cuauhtémoc Código Postal 06700, México D.F.
Teléfonos: 5525 4023 / 5525 0086
aobo@budismo.com Nuestra Política de Privacidad